reasignación de sexo

Cirugía de reasignación de sexo

Cirugía de reasignación de sexo. Para las personas transexuales de mujer a hombre, ¿es posible construir un pene sexualmente funcional? ¿Es posible que tengan erecciones? Eso parece un procedimiento médico realmente difícil.

La cirugía de reasignación de sexo (también conocida como cirugía de afirmación de género) ha avanzado mucho en las últimas décadas. Sin embargo, hay limitaciones a lo que la medicina moderna puede lograr.

En particular, crear un pene funcional es uno de los mayores desafíos para las personas que desean realizar una transición quirúrgica de su cuerpo de mujer a hombre (FTM). En realidad, hay dos procedimientos quirúrgicos diferentes que se podrían optar en este caso.

Metoidioplastia

Una es la metoidioplastia, que esencialmente consiste en transformar el clítoris en un pene. El primer paso es aumentar el clítoris mediante la terapia hormonal (el tratamiento con testosterona puede aumentar su tamaño). Luego, se corta el ligamento suspensorio interno, lo que permite que más clítoris caiga fuera del cuerpo. Si lo desea, la uretra se puede alargar y enrutar a través del pene recién formado. Además, generalmente se realiza una escrotoplastia, en la cual los labios se suturan juntos para formar un escroto y se insertan implantes de testículo.

La principal ventaja de la metoidioplastia, es que aprovecha la presencia natural de tejido eréctil en el clítoris, lo que significa que el pene resultante tiene sus propias capacidades eréctiles. Sin embargo, la principal desventaja es que el tamaño del clítoris solo puede aumentar mucho y, para aquellos que desean realizar relaciones sexuales con penetración, el pene puede no ser lo suficientemente grande para este propósito.

Faloplastia

Si la persona en transición desea un pene más grande, la otra opción sería la faloplastia. Esto implica tomar injertos de piel de otras áreas corporales y utilizarlos para crear un pene. Nuevamente, la uretra se puede alargar y encaminar a través del pene y se puede realizar una escrotoplastia.

Aunque la faloplastia puede producir un pene más grande, no sería capaz de erigirse por sí sola porque simplemente no es posible que los médicos creen tejido eréctil desde cero. Sin embargo, se puede insertar un implante de pene, como los que se usarían en hombres cisgéneros que tienen casos incurables de disfunción eréctil.

Además de la diferencia en el tamaño del pene, otra forma en que difieren la metoidioplastia y la faloplastia es que la metoidioplastia retiene más de las vías nerviosas originales, lo que puede generar un mayor potencial para el orgasmo después de la cirugía.

Como puede ver, hay compensaciones con ambos procedimientos. La metoidioplastia ofrece capacidades eréctiles biológicas y más sensación, pero un tamaño mucho más pequeño; en contraste, la faloplastia ofrece un tamaño mayor y más funcionalidad para el coito, pero el pene no puede erectarse por sí solo y no es tan sensible.

Entre los individuos con FTM que se han sometido a una reasignación de sexo, el orgasmo es posible y, de hecho, la capacidad para alcanzar el orgasmo a menudo aumenta. Además, la satisfacción con la cirugía tiende a ser muy alta (> 80%), y la frecuencia de la actividad sexual también suele aumentar.

Por lo tanto, si bien hay limitaciones a lo que se puede lograr a través de la cirugía de reasignación de sexo / afirmación de género, es muy posible producir resultados satisfactorios.

El proceso de reasignación de sexo, puede ser un sueño muy deseado para las personas que necesitan y esperan con muchas ansias esta cirugía. Porque no se sienten para nada identificados, con el sexo que poseen.

Luego de que tenga el resultado satisfactorio, se debe de tener en cuenta la preparación psicología que necesitan estas personas que pasan por este proceso, casi tan importante como la preparación hormonal para los mismos pacientes.

Escuchamos de muchas personas que han pasado por esta transición, que las críticas se volvieron peores, porque como anteriormente en algún otro artículo te lo había comentado, la sociedad no está preparada para asumir este tipo de cambio, en tan corto tiempo.

Pero por esto mismo la importancia de la preparación psicológica para los pacientes, exactamente para saber cómo asumir y como dejar pasar por alto los comentarios tóxicos. Al final, lo más difícil y costoso del proceso ya está totalmente realizado. Ninguna persona puede cambiar la personalidad y las condiciones de vida que eligió otro ser humano para su vida. De eso también trata el respeto.

 

About the author

Sexologo

View all posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *