Brahma y Saraswati

Brahma y Saraswati

Brahma y Saraswati. Continuamos nuestro tema de sexo tantrico. Brahma es el nombre del aspecto creativo de lo Divino. El símbolo de Brahma es un huevo dorado o aura, cuya sustancia es energía positiva infinita.

En la cosmología tántrica, Brahma es la encarnación de toda creatividad. Ya que Brahma gobierna sobre el destino y las cosas del mundo, se considera imperativo “convertirse en Brahma” o “tener a Brahma de tu lado”.

Las enseñanzas orientales establecen que uno puede convertirse en una cosa identificándose con ella. A través de la identificación, el poder de la creatividad puede funcionar en el individuo en todo momento.

La mitología que viene desde una época prehistórica, como es el caso de Brahma y Saraswati nos establece una serie de legados importantes. La época de los dioses hindúes nos puede explicar los establecimientos de conceptos básicos para una sexualidad con perfecta realización, que era el poder místico de viajar por medio de emociones lo que mantenía los lasos sagrados en estos dioses. En la actualidad un buen adiestramiento entre dos complementos (es decir parejas), con estas mismas técnicas nos pueden beneficiar nuestro disfrute y hacernos vivir experiencias místicas.

Al reconocer la realidad de lo creativo como co-esencial con el propio ser, surge una nueva conciencia como el resplandor de la “semilla” central del Huevo Dorado. Una técnica útil y muy efectiva para identificarse con Brahma y la energía creativa universal es visualizarse rodeado de un huevo dorado o aura de energía cargada positivamente. Mírate a ti mismo irradiando rayos de sol dorados, calentando y tonificando, iluminando la vida misma.

Los sentidos son los instrumentos de la creatividad. Se originan en el reino interior sutil de Brahma, se manifiestan en la superficie de la realidad y se expresan en los órganos de los sentidos, los ojos, los oídos, la nariz, la boca y la piel. Estos instrumentos deben estar afinados finamente para servir como conductos sensibles al Principio Divino en su interior.

Las tradiciones esotéricas consideran a la mente el instrumento del sexto sentido. Cuando la mente asume la actitud creativa, funciona como el órgano del sexto sentido.

Saraswati es el nombre indio que se le da a la contraparte de Energía femenina de Brahma, la Creativa. A ella siempre se la conoce como “La paternidad de las sesenta y cuatro artes”, de la cual el Arte del amor es considerado el más importante. La energía femenina o “Shakti” es el poder de la creatividad, sin la cual ningún acto de creación puede proceder.

Así es que Brahma y Saraswati son la Pareja Cósmica creativa, inseparable del Aspecto Creativo y la Energía Creativa. Este dualismo se encuentra en todas las relaciones mundanas.

La unidad de estos dos principios es de particular importancia para el camino del amor tántrico. Cuando las parejas se identifican con estos ideales elevados, todos los aspectos relativos de su relación íntima adquieren un significado interno y absoluto. Esto es de gran importancia en el Arte del Amor.

El símbolo de Saraswati es un instrumento musical indio de siete cuerdas conocido como la Vina. La Viña tiene calabazas como cajas de sonido en cada extremo de un diapasón con trastes. Su forma sensual es evocadora del cuerpo de un mujer; El sonido que hace es como una hermosa voz. Es el “instrumento de los sentidos”, el placer de Brahma. Al jugar en la Vina, la diosa Saraswati expresa su alegría en la creación.

Puedes observar en la historia de la Diosa Sarawasti,  claramente nos dice que sus maravillas eran el poder expresarse de diferente forma, por la música, el arte, la poesía etc.

Lo que ya claramente te explicaba, que esto en otras palabras incluye el poder de controlar los 5 sentidos y poder manejar el lenguaje de expresión tal cual como lo hacia la diosa, pero lo que deseo hacerte saber es que esto servía para desarrollar emociones y sensibilidad que nos transportan al mejor momento que una pareja en la realización del sexo tantrico, pueda experimentar.

Las siete cuerdas de la Vina de Saraswati simbolizan la naturaleza séptuple de la evolución, los siete rayos de la creación, el orden natural de cambio que se encuentra en todos los fenómenos mundanos.

En ciencia encontramos esta división séptuple de elementos en la tabla periódica, basada en pesos atómicos relativos. En la música ocurre en la escala; un rayo de luz se divide naturalmente en siete colores y en el Cuerpo Sutil del Tantra también hay siete etapas. Este principio de sev-envolver se produce en toda la literatura esotérica.

Tanto Brahma como Saraswati deben ser considerados como dorados y radiantes. Al igual que el sol, emiten una luz creativa y vigorizante que pro- duce un crecimiento y evolución.

A través de la identificación con estas verdades cósmicas superiores, la pareja puede obtener tremendos beneficios. Es un resumen y al mismo tiempo una meditación específica, un apoyo y una fuerza interior de gran potencial. Al “convertirse en Brahma y Saraswati“, la pareja puede evocar el arquetipo creativo de su existencia.

Tomado de Sexual Secrets: The Alchemy of Ecstasy

About the author

Sexologo

View all posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *