Comida de los dioses

Comida de los dioses

Muchas culturas diversas han desarrollado rituales centrados en la participación de los alimentos como un sacrificio.

Lo que literalmente significa la bebida y comida que estos ingerían y lo que la historia dice de ellos. En 1753 bautizaron el árbol de cacao un naturista reconocido, como alimento de los dioses porque en la época de los griegos despertaba el apetito sexual y era la única bebida energizate como un te aromático que ellos conocían.

En la época griega definían ambrosía, como el hambre insaciable que no estaba bien esto era lo que significaba para la diosa griega Hestia, que era la dama del hogar, la cocina, y la que le daba el alma y vida a los hogares.

Para ella eran las ofrendas de los banquetes llenos de comida y fruto. Esto sucedió mucho antes que Zeus. Para ellos mismo el néctar era la bebida de los dioses y era de color rojo que supuestamente les proporcionaba la juventud y la vida eterna. El manjar para los dioses les producían una gran energía.

La comida sacramental es generalmente comida normal que se cree que posee cualidades espirituales debido a una identificación consciente por parte de un sacerdote, chamán u otra figura religiosa de la comida con una fuente espiritual.

El concepto de “potenciar” la comida y tomarla como un sacramento se encuentra tanto en la tradición cristiana como en la hebrea y generalmente se asocia con oraciones o “gracia” que se dice sobre la comida. Desde otro punto de vista, todos los alimentos sanos pueden ser considerados como un saqueo porque es un regalo que sostiene la vida.

En la filosofía tántrica toda comida está dedicada a nutrir la espiritualidad. Comer también es una experiencia altamente erótica, similar a hacer el amor en muchos aspectos.

Tenga cuidado de extraer lo máximo de las comidas compartidas. Coma con moderación y elija alimentos que sean de temporada; Aprender de la experiencia lo que es adecuado o inadecuado. Según el Gheranda Samhita, al comienzo de la práctica del Hatha Yoga, uno debe abstenerse de comer alimentos excesivamente ácidos, amargos, salados o picantes.

El mismo texto da buenos consejos sobre la cantidad, y aconseja que “la mitad del estómago debe llenarse con comida, un cuarto con agua u otro líquido, y un cuarto debe mantenerse vacío para ayudar a la práctica del control de la respiración”.

Las enseñanzas de yoga señalan que la actitud mental de la persona que prepara la comida impregna la comida de una manera sutil. Un buen yogui puede decir el temperamento de la persona que ha cocinado una comida al comerla.

Del mismo modo, la actitud mental de la persona que ingiere el alimento afecta el proceso digestivo, por lo que no piense ni se ponga irritable cuando prepare o coma alimentos.

Es mejor meditar, contemplar o cantar mientras se prepara la comida, ya que estas actividades ayudan a enfocar la mente y aumentan la calidad sacramental de la comida. Intente también ser consciente de las propiedades de la comida mientras mezcla los diferentes ingredientes.

Por encima de todo, no pruebe la comida mientras la prepara, ya que esto le roba su calidad sacramental.

Ninguna comida puede ser servida como una ofrenda si ya ha sido probada. En el Este, si se ha probado una comida, se considera que se ha comido y ya no se puede servir. Al cocinar, los deseos del yo deben ser dejados de lado.

Las enseñanzas de yoga clasifican los alimentos en tres tipos principales, de acuerdo con sus efectos sobre el cuerpo y la mente. Estos tres tipos están relacionados con la tríada o trinidad de fuerzas que impregna todas las cosas. La primera categoría se conoce como sáttvica, que nutre directamente la energía y la actitud creativa.

Los alimentos sáttvicos incluyen leche, miel, mantequilla, productos lácteos, nueces, granos, la mayoría de las frutas y todas las verduras que crecen por encima del suelo. Todos estos alimentos están relacionados con el sabor primario “dulce” en particular y se les atribuye la capacidad de estimular los sentimientos creativos y eróticos. La naturaleza superior de la mente también se denomina sáttvica y tiene la conciencia consciente como su propiedad esencial.

Todos los alimentos sáttvicos estimulan los elementos primordiales del espacio y el aire en el vehículo corporal, y por lo tanto promueven el crecimiento y la creatividad.

Esta categoría se denomina comúnmente “Alimento de los dioses”, “La leche y la miel” de la tradición bíblica. Los textos médicos indios declaran que la esencia del sabor de los alimentos se transforma sucesivamente en sangre, carne, grasa, hueso, médula y, finalmente, semen u óvulo.

El sabor de los alimentos influye así en el sabor de las secreciones sexuales. Los textos sugieren que “el mejor semen [para una descendencia sana] es el que es dulce, no irritante y de apariencia transparente como el cristal blanco”.

El segundo tipo de comida, rajásica, induce el sentimiento apasionado. Esta categoría incluye todos los alimentos que calientan y estimulan, como los vegetales de raíz, las especias, las sales, la mayoría de los pescados, las carnes rojas y el pollo.

Estos alimentos están relacionados con los sabores primarios salados y picantes en particular, así como con combinaciones de sabores que incluyen el dulce.

Los productos animales se consideran aptos para el consumo humano solo cuando están muy frescos y preparados cuidadosamente; De lo contrario se producen efectos secundarios a largo plazo.

Los alimentos rajásicos estimulan los sentidos, tienen efectos de calentamiento y ardor, son difíciles de digerir y producen muchos productos de desecho.

About the author

Sexologo

View all posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *