Comida: el partidario de la vida | Sexologia Imagenes
. . .

Comida: el partidario de la vida

el partidario de la vida

Aunque la comida y la bebida son indispensables, ya que son los principales soportes físicos de la vida, la mayoría de las personas los dan por sentado.

Por otro lado, existe una obsesión actual con la dieta. Entre las dietas más populares hoy en día están las comidas saludables, la macrobiótica Zen y el vegetarianismo.

Desafortunadamente, las enseñanzas de Yogic sobre el tema de la comida y la bebida aún no se han explorado completamente en Occidente.

Han surgido cultos orientados a la salud del este, pero estos tienden a presentar solo verdades parciales sobre la filosofía de la comida expuesta en los textos de Yoga.

La medicina oriental y el yoga tienen mucho que ofrecer sobre el tema de la dieta. La característica única de su sistema dietético es la categorización de los alimentos por “sabor”.

Se cree que todas las cualidades inherentes a los alimentos están representadas por seis gustos primarios, que a través de varias combinaciones crean todos los sabores que conocemos.

Estos seis sabores: dulce, agrio, salado, picante, amargo y astringente, determinan por su proporción, equilibrio o desequilibrio la integridad o la insalubridad de los alimentos y su palatabilidad para el individuo.

Las enseñanzas yóguicas explican que las papilas gustativas extraen la esencia del alimento antes de que se transmita al estómago, donde tiene lugar el proceso físico de digestión.

En Occidente nos preocupamos por el contenido de proteínas, almidón y vitaminas de los alimentos que comemos, pero rara vez consideramos la transformación sutil de los alimentos de la materia física a las energías emocional, mental o espiritual.

En general, los occidentales tienen una tendencia a tener sobrepeso. Comemos en exceso y luego nos enardecemos con las dietas. Creemos que mientras mas comemos tenemos mas estabilidad y calidad de vida, haciéndonos un daño completamente innecesario. Ni le prestamos nunca atención, al desorden alimenticio respecto a las horas.

Esto tiene un poco que ver con que mas que sentir un estomago lleno no es todo lo que necesitamos en la vida, muchos cuando llevamos un estilo equivocado de cómo vivir la vida, nos enfocamos tanto en complacernos que se nos olvida que es lo más importante.

Esto explica que si tenemos ganas de ingerir alimentos, debe ser con cautela, saborearlo, masticarlo y tragarlo. Comer conscientemente hará que nuestro organismo también se provea la energía necesaria de acuerdo a nuestras acciones. Estaremos haciendo una interacción y la transformación de la materia.

Podemos estar alimentándonos de la energía que nos proporciona los alimentos, si siempre tenemos en cuenta alimentarnos de forma adecuada.

También forman parte de los conocimientos que aun no se han integrado al estilo rutinario de vida de la ciudad.

La tradición de yoga aconseja comer con moderación, regularmente y en el momento adecuado; nos enseña a ser conscientes de la función digestiva y la ingesta de equilibrio con las necesidades de nuestro temperamento.

De acuerdo con los textos de Yogic, el sabor de la comida tiene un efecto directo en los sentimientos y sentimientos, e influye sutilmente en el Espíritu.

Una combinación de sabores puede causar euforia y erotismo, mientras que otra puede causar irritabilidad o enojo.

La relación entre el “gusto” y los “sentimientos” se ha investigado durante un período de dos mil años, así como los yoguis, que han observado sus procesos corporales en un estado elevado de conciencia.

Como sabemos que los individuos varían en su temperamento, parece lógico tomar en cuenta esta diversidad temperamental en cualquier estudio de nutrición.

Los yoguis consideran un equilibrio nutricional afinado y de gran ayuda para el logro del desarrollo espiritual y, en última instancia, la Liberación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *